La mejor parte de Las playas más bellas de México



Un ósculo Noble Reciba de tu jeta cariñoso, ¡Esposo idolatrado? Tu pecho enamorado Es más dulce que caldo desinteresado. No en balde las doncellas Llevadas del perfume de tu auge, Van pisando tus huellas, Heridas todas ellas Del fuego celestial que las inflama, Es tu nombre divino Perfume derramado y oloroso, Que claridad de contino A un felice destino El coro de las Vírgenes dichoso.

Entre hierros con oprobio Gocen otros de la paz; Yo no, que busco en la cruzada La crimen o la libertad.

Contrata tu viaje directamente con un receptivo en destino de confianza. Conoce la experiencia de nuestros viajeros. Inspírate en nuestro blog de viajes.

Sólo quien haya tenido paciencia para aguantar seguida la lección de los diecinueve Basia del holandés Juan Segundo, podrá complacerse en un especie que por su esencia está condenado a ser la monotonía misma.

Por pabellón tenemos la techumbre Del cerúleo de los cielos soberano, Y por antorcha de himeneo la resplandor Del espléndido sol hispanoamericano. Y se oyen bramadores los torrentes Y las aves salvajes en concierto, En tanto celebramos indolentes Nuestros libres amores del desierto. Los labios de los dos con fuego impresos, Se dicen el secreto de las almas; Después... desmayan lánguidos los besos... Y a la sombra quedamos de las palmas.

Pero, como muchos otros fenómenos, necesitamos estudiarlo en otros organismos para poder interpretarlo…

Escritas y publicadas en Italia la veterano parte de las obras de estos esclarecidos hijos de la Compañía de Jesús, no pudo ser muy eficaz su influjo en el expansión de la cultura mexicana. Viejo y más directo Bancal el que ejercían los libros que continuamente llegaban de España, trayendo nuevas de la emplazamiento restauración del buen gusto , en las páginas de Faroán, D. Nicolás Moratín, Cadalso, Iriarte y Samaniego, y muy pronto en las de Fr. Diego González, Iglesias y Meléndez. Todos ellos comenzaron a ser imitados, así en sus buenas cualidades como en sus defectos. La modo prosaica de Iriarte, por ejemplo, tuvo discípulo fervoroso en el latinista don José Rafael Larrañaga, autor de una menos que mediana traducción de Virgilio (1787-1788), que hace buena la que de los cuatros primeros libros de la Eneida había publicado el fabulista de Canarias.

Estos ingenios malogrados son principalmente dos muy conocidos y populares aunque en España, donde sus obras comenzaron a penetrar, hará unos doce años, con conspicuo aplauso de la mocedad literaria: Manuel Acuña y Manuel María Flores: cantor el primero de las evoluciones de la materia conforme al novísimo sentido de las escuelas naturalistas, y cantor el segundo de la pasión carnal sin reticencias ni velos.

Esta población es poco más que su imagen de marca, “la ciudad más austral del mundo”. Ushuaia, de 61.400 habitantes, es la hacienda de la provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur.

Martín Enríquez levantó en el camino de las minas de Zacatecas; y, finalmente, dan materia a diversas alegoríFigura la entrada del virrey Conde de Coruña en 1580, la espantosa epidemia que cayó sobre los indios en 1576, el antesala del paternal virrey D. Luis de Velasco en 1590. Tales piezas, aunque sean las más interesantes para el anticuario, no suelen ser las más poéticas. Hay rasgos superiores en aquellas donde Eslava no necesitó atinar tormento a su ingenio buscando faperos y profanas alegoríGanador, sino que trató directa e históricamente el asunto o encontró sin embargo la representación en los sagrados libros. Bajo este aspecto son dignos de recomendación los sencillos y fervientes monólogos del profeta Jonás en el coloquio séptimo (que es, por lo demás, muy desigual y realizado de extravagantes anacronismos), el ingenioso debate de la Riqueza y la Pobreza en el coloquio décimotercio, y la similaráMentira de la viña, desarrollada en el undécio («del arrendamiento que hizo el Padre de las Compañías a los Labradores de la Viña»), cuyo argumento es idéntico al del hermosísimo auto de Lope de Vega, El Heredero del Cielo , aunque, Lógicamente, pierde mucho Eslava en tan terrible comparación. Pero incluso en los asuntos de pura excentricidad es innegable y no vulgar el talento poético del primer dramaturgo mexicano, como lo prueba su brillante concepción alegórica de El Bosque Divino . Acompañan a los coloquios algunas poesías líricas, todas de asunto sagrado, porque el editor P. Bustamante reservaba las profanas para un segundo tomo que, o no llegó a imprimirse, o se ha ocultado a la exquisita diligencia del Sr. Icazbalceta, que ha sido el desenterrador de Eslava, como de casi toda la primitiva literatura de Nueva España. Los versos de Eslava, a lo divino , son enteramente versos de cancionero, y pueden y deben añadirse a la vasta colección de este especie que formó D. Cabal de Sancha. Están, pues, en aquella tradición literaria que va desde Fr. Ambrosio Montesino hasta Juan López de Úbeda, Damián de Vegas y el preceptor Valdivielso. Con lo mejor de estos autores pueden compararse algunas de las canciones, chanzonetas y villancicos de Eslava, Campeóní como otros participan en gran modo del capricho monjil y apocado y del conceptismo rastrero que en manos de Ledesma, Bonilla y sus secuaces, acabó por enervar y pervertir miserablemente este clase, con tanto daño de la poesía como de los afectos devotos. No siendo Eslava poeta mexicano de inicio, no pueden tener sus versos entrada en nuestra Recopilación; pero para muestra de su estilo copiamos en nota un villancico suyo que da muestra completa de la ingeniosidad de estilo de este simpático poeta. El que quiera conocerle más de cerca, intérnese en las páginas de su ejemplar y no adivinará por perdido su trabajo. El Playas de Mexico autor mismo parece convidarle con la suave y misteriosa vaguedad poesía de estos versos:

En otro poemita, El Alma privada de la salvación , la ejecución, poco vulgar, nos parece muy inferior a la extensión de la idea y al mérito del plan. La elegía a la crimen de sus origen está bien sentida; pero muchos versos negligentes y prosaicos, y la intervención de nombres tales como Blas y Alejo , estropean congruo el finalidad. ¡Ojalá Navarrete hubiese escrito siempre con aquella indefinible mezcla de sencillez y elegancia que hay en algunos versos de sus Ratos tristes , los cuales hacen pensar luego en el próximo advenimiento de la dulce melancolía lamartiniana!; lo cual no es pequeña loa para un poeta del siglo XVIII.

58:32 02 sep 2015 Sicilia, el fuego del Mediterráneo 58:32 02 sep 2015 El corazón del Mediterráneo alberga la longevo de sus islas, Sicilia. Tres míticos mares de resonancias ancestrales la rodean. A través del Tirreno, del Jónico y del Mediterráneo fluyó la sangre de las diversas culturas que la alimentaron y ella las acogió con deseo. Bajo la omnipresente examen del volcán Etna se desarrolló la civilización y la vida. El volcán impregnó a los sicilianos su carácter, lo apetecible de su fertilidad y lo misterioso de sus cenizas. Sicilia ha sido durante largos períodos de su historia una tierra dominada, pero como todas las islas ha superado tal circunstancia contraviniendo todos los tópicos. Otra existencia ha empañado la apariencia de Sicilia, la existencia de la mafia. Popularizada hasta el extremo por su implantación en la isla y en algunos de los inmigrantes que llegaron a EE.UU., el cinematógrafo norteamericano ha hecho famosos en el mundo impasible algunos de los nombres de los pueblos sicilianos abandonándolos a un mundo azaroso que se resiste a desaparecer. Películas como ""El Padrino"" han divulgado la imagen que el foráneo tiene de un país que siempre se ha caracterizado por sus anhelos de paz y progreso.

La parte política es de inflamada elocuencia. No sirve aquí la apoteosis de Guatimozín, como en otros poetas mexicanos, de pretexto para declamaciones contra la antigua España. El autor sabe muy perfectamente que de otra parte viene el peligro, y en presencia de las insolentes amenazas de Francia y de Inglaterra y de las depredaciones de los yankees , echa de menos a los conquistadores, «varones invencibles, si crueles», y cuando evoca la sombra del heroico defensor de Tenoxtitlán, es para hacerle clamar una y otra oportunidad con voz de angustia:

El primero podía ser trasplantado sin dificultad a América, y lo fue en objetivo, si admisiblemente los románticos americanos, con la excepción muy brillante de algún colombiano y de algún argentino, cayeron en una imitación todavía más servil y más aséptico que lo había sido la de los llamados clásicos . Habían cambiado los modelos: no eran sin embargo Horacio ni Quintana, pero eran Byron, Víctor Hugo, Espronceda, Zorrilla y incluso Tassara y Bermúdez de Castro, con la desventaja en los imitadores románticos de ser mucho menos cuidadosos de la pureza de dicción y del buen orden y concierto en las ideas que los clásicos , como Familia que tomaba por inspiración el desorden, por bizarría la incorrección gramatical, por muy profundas las cosas a medio afirmar, y por rasgos de temperamento desbordado las más incoherentes extravagancias. Esto se entiende por lo tocante a muchos poetas de Cuba y de la América del Sur, pues en los dos principales representantes del romanticismo mexicano hay templanza relativa, buen inclinación en la dicción, respeto habitual a la gramática, y si Fernando Calderón peca es más correctamente por debilidad y penuria de inspiración que por exceso Vivo o simulado de ella, ni por exuberancia o viciosa lozanía de la forma.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *